Básicamente, porque sin un alojamiento y dominio no puedes tener un sitio web en Internet. Veamos para qué sirve cada uno de ellos.

Dominio

Empezaremos por el dominio, es un nombre único y fácil de memorizar que identifica nuestro sitio web. El dominio se enlaza mediante el sistema DNS (Domain Name System) las IPs dónde está almacenado o alojado nuestro sitio web.

Sin la ayuda del sistema de nombres de dominio (creado en 1980), los usuarios de Internet tendrían que acceder a cada servicio web utilizando la dirección IP del nodo (por ejemplo, sería necesario utilizar http://172.217.10.110/ en vez de http://google.com). Además, reduciría el número de webs posibles, ya que actualmente es habitual que una misma dirección IP sea compartida por varios dominios.

El siguiente ejemplo ilustra la diferencia entre una URL (uniform resource locator o «localizador de recurso uniforme») y un nombre de dominio:

  • Nombre de dominio: wikipedia.org
  • URL: https://www.wikipedia.org

Por último decir que no es necesario contratarlo junto con el alojamiento, se puede adquirir por separado.

Estructura y tipos de dominio.

El dominio web está compuesto por el nombre y por una extensión, que sirve para identificar de qué tipo es. Los tipos de dominios de internet se dividen en tres grandes grupos, los dominios genéricos o gTLD (geopraphical Top Level Domain), los dominios territoriales ccTLD (country code Top Level Domain) y los dominios de tercer nivel. Los gTLD son dominios genéricos que no se ajustan al ambiente de un país específico.

El crecimiento de Internet ha implicado la creación de nuevos dominios gTLD. A mayo de 2012, existen 22 gTLD y 293 ccTLD.

Dominios genéricos o gTLD.

Los gTLD representan una serie de nombres y multiorganizaciones a nivel mundial. Inicialmente, estos dominios fueron: COM, NET, ORG, EDU, GOB y MIL, a los que posteriormente se unieron otros.

  • .com – Comercio. Son los dominios más extendidos en el mundo.
  • .biz – Negocios.
  • .org – Organizaciones.
  • .gov y .gob – Gobierno y entidades públicas.
  • .edu – Educación.
  • .int – Entidades y organizaciones internacionales.
Dominios territoriales o ccTLD.

Están basados en los dos o tres caracteres de identificación de cada territorio de acuerdo a las abreviaciones del ISO-3166 denominados ccTLD (country code top level domain o «dominio de nivel superior geográfico»).

Los nombres de dominio basados en ccTLD son administrados por organizaciones sin fines de lucro en cada país, delegada por la IANA y o ICANN para la administración de los dominios territoriales.

  • .es – España.
  • .pt – Portugal
  • .eu – Europa.
  • .eus – Euskadi.
  • .gal – Galicia.
  • .cat – Cataluña.
Dominios de tercer nivel.

Los dominios de tercer nivel son aquellos que tienen la misma finalidad que los dominios gTLD sólo que éstos adquieren también la identidad territorial de las ccTLD. Los dominios gubernamentales o educativos son característicos de este tipo. Sencillamente deben tener una terminación .com.es, .edu.es, etcétera.

Nuevos dominios.

Sin embargo fuera de estos tres grandes grupos, existen otros tipos de extensiones de dominios, algunos quizá desconocidos y otros más comunes de lo que pensamos.

  • .app – Aplicaciones.
  • .coop – Cooperativas. Tiene una peculiaridad y es que para registrarlo hace falta demostrar la existencia de la cooperativa a través del organismo local correspondiente.
  • .info – Información.
  • .name – Nombres propios o apodos.
  • .pro – Profesionales con titulación universitaria.
  • .xxx – Contenido sexual o pornográfico.

Alojamiento

El alojamiento o hosting es el lugar donde están ubicados los archivos que forman nuestro sitio web. Normalmente es un pequeño espacio en el disco duro de un servidor que está conectado a Internet 24/7 y la información guardada en él puede ser accesible desde cualquier dispositivo con acceso a Internet.

Tipos de alojamiento.

  • Compartido. Es el más común, en este caso se alojan varias aplicaciones o sitios web en un mismo servidor. Es el más asequible, el inconveniente es que al compartir los recursos disminuye el rendimiento y velocidad del mismo, es menos estable y seguro que otras alternativas.
  • VPS o Virtual Private Server. Un servidor virtual consiste en una partición virtual dentro de un servidor con acceso raíz, que permite control absoluto, así como múltiples sitios webs y usuarios. Es adecuada para sitios web con un tráfico de nivel medio
  • Servidor dedicado. En este caso se alquila el servidor completo. Es ideal para sitios web de alto tráfico.

Características del alojamiento.

Su contratación es anual, aunque algunos proveedores facilitan el pago mensual o trimestral. Es recomendable cerciorarse que el proveedor nos va a proporcionar un servicio de calidad y un buen soporte al cliente por si surgen dudas.

Tipo de software o plataforma.

Lo primero que tendremos en cuenta es el tipo de software del alojamiento. La mayor parte de los alojamientos tienen los servicios LAMP (Linux, Apache, MySQL y PHP). Es importante saber qué software y versión necesitará nuestra página web.

Espacio en disco duro o cuota.

Es la cantidad de gigas que tendremos para almacenar nuestros datos (correos, base de datos, los archivos del sitio web, imágenes, archivos descargables…).

Transferencia de datos.

Es la capacidad de intercambio de datos. Cada vez que acceden a nuestro sitio web se consume una cantidad de bytes. Cuanto más pesada sea nuestra página web y cuantas más visitas tengamos, más transferencia necesitaremos.

Bases de datos.

En algunos casos encontramos límite de espacio y en otros casos límite de bases de datos que podemos crear.

Cuentas de correo electrónico.

Dependiendo del tipo de alojamiento que contratemos contaremos con más o menos cuentas de correo electrónico cada una de ellas con una capacidad máxima, normalmente expresada en gigas.

Cuentas de FTP.

Por último, las cuentas de FTP permiten tener acceso a tu directorio dentro del servidor las 24h del día. Así puedes crear y mantener tus sitios web, imágenes y scripts de forma local (en tu ordenador) y transferirlas a tu espacio vía FTP. Sirven para dar acceso al servidor a distintos usuarios sin que éstos puedan acceder a los datos de tu cuenta. Incluso tendrás la posibilidad de establecer un espacio máximo de uso en disco por cuenta, es decir, puedes restringir el uso del espacio web de las cuentas FTP.

Posibles problemas que pueden surgir.

  • El alojamiento es lento o problemático.
  • El hosting está ubicado en otro país y nuestra web no posiciona correctamente.
  • El alojamiento web no cuenta con los recursos necesarios para albergar tu página web.
  • Mala seguridad en el alojamiento web.
  • Velocidad de carga lenta.
  • La empresa de hosting no cuenta con un soporte técnico que realmente sea de ayuda.

¿Necesitas que te eche una mano con el mantenimiento técnico de tu alojamiento y dominio? Cuenta conmigo.

Artículos relacionados

Abrir chat
¡Hola! Soy Cristina 👋
¿En qué puedo ayudarte?
Powered by